Páginas

miércoles, 27 de enero de 2010

4,5 en el Barcares

El último día que navegue fue el 31 de diciembre en can pastilla con mi 5 metros. Eolo nos brindó una serie de días para terminar y empezar bien el año con vientos fuertes del sw.

Este mes de enero se ha podido navegar durante varios días, el 25, 26 y 27 a soplado del NE y he aprovechado los dos últimos días que he tenido libre para subir al Barcarés.

Que frío que hacía, pero disfrute de navegar. Estrené mi 4.5 neilpryde con mi tablita f2 de 86l y había momentos que iba muy pasadete.

Día 27 más viento de NE, allí estábamos los mismo de ayer y algunos más dispuestos a disfrutar. Monté lo mismo del día anterior puesto que no tengo más pequeño, pero una 4.2 mi hubiese ido muy bien, tensé bastante la vela para romper la baluma y lo noté bastante.

Horror!!! A la hora de ponerse el traje mojado con el frío que hacía.

Unas fotos que hice durante un descanso para beber un poco de agua:

De Barcares 26 de Enero

De Barcares 26 de Enero


 Gracis a Colau una foto mia navegando día 26
De Barcares 26 de Enero

domingo, 10 de enero de 2010

Penyal d'Honor

El sábado quedamos sobre la 8,45 para subir por la comuna con las bicis, de camino a Bunyola el termómetro marcaba 2,5º y las montañas amanecían todas nevadas, desde la carretera de soller se podía apreciar la Gubia y el Penyal d'honor blanco.

De Penyal d'honor


De Penyal d'honor


A medida que íbamos subiendo se veía nieve por los laterales, encontramos bastaten gente que había decidido subir, pero no nos esperábamos encontrar con tal cantidad de nieve.

Juanfran entrando en calor!!
De Penyal d'honor


Las ruedas comienzan a patinar por el hielo!
De Penyal d'honor


De Penyal d'honor


Unas preciosas vistas
De Penyal d'honor


De Penyal d'honor


Después de hacer se xeredete en el cruce, nosotros decidimos empujar las burras hasta el penyal d'honor
Yo no había visto la comuna con tanta nieve!

De Penyal d'honor


De Penyal d'honor


De Penyal d'honor


Realmente pedaleamos bien poco solo pudimos rodar hasta el cruce, a partir de ese punto el ascenso fue caminando. La bajada ya fue diferente había tramos que podías descender siguiendo la huella por donde se había subido, muy divertida pero tenias que ir con ojo para no caer.

la comuna con un paisaje sensacional y con los dedos de los pinreles congeladitos.

De Penyal d'honor